14 de febrero de 2013

Crónica de Crucified Barbara, Sala El Sol (Madrid), 6/02/2013



Supongo que muchos de los que asistimos a ver a las suecas desconocíamos totalmente lo que íbamos a presenciar. Una banda integrada por cuatro chicas que se encuentran en un momento de auge en la escena. Se mueven entre un Hard Rock punkarrilla, el heavy metal y el sleaze rock.

Comenzaron pisando fuerte y desplegaron sus habilidades con “The Crucifier” (grandísimo tema para iniciar los conciertos), “Play me hard”, “Rock me like the devil”, “Pain and pleasure”, “Shut your mouth”, “Rules and bones” y “Into the fire”, una de las mejores canciones de las suecas, auténtica bomba musical.


                          Crucified Barbara.
                          Foto: Unlimited Rock Magazine


Simplemente con ver la mitad del repertorio del concierto se supo que estas chicas están destinadas a llegar muy lejos. Mostraron un arsenal de calidad y de actitud que a cuantos grupos ya consolidados les gustaría tener. Las cuatro chicas tienen un gran dominio del papel que les toca desempeñar, una batería que golpeó con la misma rabia de una banda de hardcore punk, una bajista que supo atraerse la simpatía del público y dos guitarras de oro al igual que la voz y los solos de Mia Coldheart.

La fiesta llegaba a una transición con “Jennyfer”, canción que si fuera interpretada en un estadio sería otra joya para los oídos de los asistentes.

La caña burra continuaba con “Rock´n´roll bachelor”, “Losing the game”, “In distorsion we trust” y los bises serían “Everything we need” y “Sex action”.


 
                          Crucified Barbara.
                          Foto: Unlimited Rock Magazine
 

Para muchos el concierto debería haber durado más, algo que es cierto, pero nadie podrá decir que aquello fue un fiasco o fracaso de noche. No exagero al decir que estamos ante un tesoro a repartir grandes momentos al rock and roll. Pese a que muchos se queden con la imagen de “cuatro tías buenas con instrumentos”, estamos ante una banda que puede revolucionar muchas cosas o abrir el camino a muchas chicas interesadas en expresar sus inquietudes musicales. Todo esto hace a uno pensar la total necesidad de potenciar el papel de la mujer en la música (claro está que no tendría cabida el producto musical de la gran industria que venden mujeres objetos), la renovación o revolución musical tan necesaria estoy seguro que llegaría.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada