30 de julio de 2013

Crónica del Hellfest 2013, Clisson (Francia), 21, 22 y 23/06/2013


Después de más de un mes de terminar el Hellfest 2013, por fin llega la primera crónica, de las dos previstas que tenemos, de Unlimited Rock.

Llegando el día de antes del inicio del festival ya se intuía la que se nos venía encima, y no fue por el tiempo precisamente, que finalmente acompañó bastante. Miles y miles de seguidores del metal, el rock, el hardcore y el punk iban llegando y abarrotando las diferentes zonas de acampada del festival. Ya nada más llegar por la tarde se podían ver a los primeros desfasados que andaban borrachos tirados por el suelo y medio comatosos, sin ni siquiera haber comenzado la fiesta del prefestival.

 

21 de junio

El primer día lo iniciábamos en el escenario Warzone con la actuación de los navarros Berri Txarrak, un concierto correcto pero que podría haber sido mucho mejor si hubieran tenido más tiempo y otro escenario. Sin movernos de ese escenario en pocas hora llegaba uno de los grupos míticos del hardcore, Negative Approach. Desprendieron rabia y mucha energía que el público reflejó en los pogos. De camino a los escenarios principales logramos ver el final de Saxon e iniciamos la espera en el escenario número 1 para ver a Europe. Antes tuvimos que aguantar a los estadounidenses Hellyeah, que fueron para pegarse un tiro de lo aburrido que fueron. Los suecos ofrecieron un buen concierto pero que llegó a cansar un poco por el repertorio. De nuevo en el escenario Warzone teníamos dos citas importantes con el hardcore, Terror y Agnostic Front. Con los primeros gozamos de una de las mejores actuaciones del festival y con los segundos vimos que aún están en la primera línea de fuego del hardcore mundial y lo hicieron bastante mejor que en el Resurrection Fest del pasado año. Nos acercábamos al momento crucial de la noche, mientras llegaba ese momento Helloween daba una clase magistral de lo que es el buen power metal. Casi cerrando la primera jornada y con el público amontonándose para intentar coger el mejor sitio entre miles y miles de personas, llegaban los ingleses Def Leppard. Un concierto de altísimo nivel tanto por la calidad como por la duración. No faltaron ninguno de los temas más famosos y demostraron por qué son uno de los grupos más importantes de la historia del rock and roll. Para poner el cierre a la primera jornada volvimos donde empezamos para ver a Sick Of It All, otra fiesta salvaje para los seguidores del hardcore.



22 de junio

Tras una dura primera jornada llegaba el momento de seguir disfrutando de la música. Volvimos al escenario Warzone bajo una lluvia importante para entrar en acción con The Casualties, pese al mal tiempo y el poco tiempo que tuvieron volvieron a dar un gran concierto. Por beber demasiado se produjo un parón personal en el que por imbécil me perdí a Parkway Drive y a Gallows. Papa Roach, pese a la mierda de discos que sacan desde hace casi una década y las pintas cada vez más cutres que llevan, hicieron amena la espera para el siguiente concierto repasando himnos de sus primeros discos. ZZ Top fueron la banda que más hizo reír al público, aunque Danko Jones no se quedó muy atrás. Concierto genial al que le faltaron algunos himnos de los de Texas. Otra pedrada en la boca fue tener que aguantar a Bullet For My Vallentine antes del plato fuerte de la noche. Ya los sufrí hace dos años en el Resurrection Fest y mi opinión sobre ellos sigue siendo pésima, por el bien de la música esperemos que lo dejen pronto. Llegaba la hora de Kiss, que como siempre y no podía ser de otra forma, se caracterizaron por el espectáculo de siempre, espectáculo que hay que ver por lo menos una vez en la vida y disfrutar como un niño pequeño. Los encargados de cerrar la segunda jornada fueron Korn, pese los pocos elogios que reciben últimamente, están en forma y no tiene precio verlos en acción cuando tocan sus temas más míticos.

 

23 de junio

Llegábamos al último día y de nuevo nos esperaba otra jornada de buena música. The Ghost Inside no transmitieron demasiado y se les quedó demasiado grande el escenario principal número 2. Sin lugar a dudas una de las sorpresas más gratas del festival fue descubrir a Heaven´s Basement, llenos de energía y explosividad. Otros que triunfaron a base de bien fueron los suecos Graveyard. Danko Jones fue otro de los grandes animadores del festival, sólo con ver las ganas que le pone encima del escenario deja en el público un buen sabor de boca. Pasan los años pero los del Oi! Oi! Oi! mantienen ese espíritu de los primeros cabezas rapadas, larga vida a los Cockney Rejects. Sin exagerar lo más mínimo, no fue ni el salvaje y brutal hardcore ni la fuerza del oi! los que se llevan el premio al concierto más fiestero y loco de los que hubo en el escenario Warzone, fue el punk de los Buzzcocks el que movió como ninguno al público e incluso sin gozar de un buen sonido. Clutch tuvieron que cancelar su actuación y tuvimos que “conformarnos” en su hora con una pequeña fiesta de Phil Anselmo y los suyos más otros músicos haciendo versiones de Pantera. Hubo un cambio de horario y Danzig pasó del Main Stage 2 a la carpa gigante del escenario Valley. Sin pensarlo ni un segundo, ver a Danzig es sinónimo de gozar de uno de los mejores conciertos en la actualidad. Si añadimos la presencia del otro ex-Misfits, Doyle, no tiene palabras describir lo que se siente al ver a Glenn Danzig y los suyos. Prácticamente finalizamos los chicos de Unlimited Rock el festival con Volbeat, estuvieron enormes y no se puede entender su éxito sin verlos en directo, destacó sin lugar a dudas la canción que se marcaron con el vocalista de Napalm Death. Después de tres días de festival y casi sin fuerzas nos marchamos a las tiendas de campaña a descansar. Antes de irnos definitivamente vimos unos minutos de Ghost, banda a la que sigo sin entender y menos aún comprendo el éxito que están teniendo, y unos instantes de la masacre que había montada con Napalm Death.



El día 24 de junio nos marchamos de Francia para volver a Madrid. Volvimos sin lugar a dudas sabiendo que disfrutamos de una experiencia inolvidable y que presenciar un cartel así en un festival lo vemos casi imposible que se pueda volver a repetir. Hellfest no sólo ofreció un gran abanico de distintos géneros musicales, ofreció a bandas de primer nivel de todos esos géneros. La organización del festival merece ser reconocida, casi de sobresaliente, lo que queda por aprender a los festivales de España…

Aunque queda casi un año hasta la próxima edición del Hellfest, sin lugar a dudas intentaremos por todos los medios volver a estar presentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada