13 de agosto de 2013

Segunda crónica del Hellfest 2013, Clisson (Francia), 21, 22 y 23/06/2013



Según nos acercábamos con el coche a la pequeña localidad de Clisson, no nos podíamos ni imaginar la que se avecinaba. Una marea de tiendas de campaña llenas de heavys, punkys, metaleros y rockeros de todas las clases, se mezclaban en un verde césped alrededor del recinto.



Viernes 21

No se hizo de esperar, y el Hellfest abría sus puertas a las 10 de la mañana y allí que fuimos. Con unos minutos para un café, fuimos volando al Main Stage 1 a ver a los jovencísimos glamrockeros Kissin’ Dynamite, que despertaron al público asistente (más del esperado vistas las horas).  A base de buen hardrock con mucha actitud y energía, que dejaron claro que no hay que perder de vista la evolución de esta banda. Después de un descanso explorando el merchandising y el recinto en general, se nos venía encima una larga tarde y noche en el escenario principal. Hardcore Superstar eran los encargados de abrir la tarde a las 13:30 presentando su último disco, dejando un gran sabor de boca y con el público en el bolsillo.

Bocata rápido y Saxon sobre el escenario mostrándonos su nuevo trabajo y grandes clásicos con un recinto ya lleno. Después de sufrir a los Hellyeah en el escenario de al lado, era el turno del primer grupazo de los grandes del hardrock que tocaba esa tarde. Los suecos Europe dieron un buen concierto con un Joe Tempest muy activo pero con un setlist que nos dejó con sabor agridulce y ganas de más. Menos mal que cinco días después se salieron en Vistalegre junto a sus otros compañeros de cartel que nos alegrarían la calurosa tarde de viernes. 

Esperando en las primeras filas para ver a Whitesnake pudimos ver a Testament, que no nos dijo mucho la verdad, y de repente sin ningún tipo de aviso apareció Dee Snider y sus Twisted Sister. Los americanos dieron el conciertazo del día, con permiso de David Coverdale. Nos hicieron gritar, saltar y cantar del principio al final descargando una energía espectacular y es que Twisted Sister nunca defrauda y siempre le da al público lo que necesita.


Kreator también se apuntaron a la fiesta dando un buen concierto en el Main Stage 2 antes de que apareciera el grupo más esperado, al menos para un servidor. La serpiente blanca apareció por un escenario 1 abarrotado, y no era para menos. Whitesnake dio un gran show con un gran Coverdale, secundado por una banda espectacular y el esperadísimo regreso a la banda de Tommy Aldridge a las baquetas.

Ya de noche Helloween dio un buen concierto con una gran escenografía y que sería un buen aperitivo para Def Leppard. Los ingleses repasaron al completo su disco más laureado Hysteria además de varios de sus clásicos. Fue un gran concierto pero llegó a hacerse un poco pesado en algunos momentos, quizás también a las muchas horas sin descanso dentro del festival. Ese cansancio nos hizo sacrificar a Avanatasia, que ya pudimos verlos en el Sonisphere, y fuimos directos a la tienda a recuperar fuerzas después de 15 horas de festival.



Sábado 22

La mañana del segundo día fue tranquila y el primer concierto al que asistimos fue a las 13:30 con Krokus descargando clásicos mezclados con temas nuevos y que llenaron ya la explanada del escenario 1. Después hicimos una visita a la carpa del Valley para ver a los suecos Witchcraft que sonaron bastante bien. Mientras empezaba a llover volvimos al Main Stage 1 a ver el show de los 3 Doors Down que resultó un tanto aburrido y deslucido por la lluvia.

Después de una parada para comer, volvimos para ver a los teutones Accept, que nos hicieron disfrutar mucho a todos los asistentes que poblaban la explanada. Nada más terminar, comenzaban en el escenario de al lado Papa Roach. No había tiempo para descansar, Papa Roach no hacía saltar a la espera de ZZTop, que nos hacía agolparnos en busca de un buen lugar. El escenario estaba abarrotado, pero el agobio merecía la pena cuando vimos salir a los barbudos tejanos y desplegaron su rock and roll sureño.


No nos movimos del Main Stage 1 a la espera de la gran atracción del festival, los Kiss. Sin embargo la espera no fue fácil. Caía la noche y caía sobre el público la tortura del festival, Bullet for my Valentine. El grupo se llevó pitos por parte de un buen porcentaje del público a cambio de su infumable show. 

“You want the best, you got the best!!” Kiss, llegó y arrasó. Con un montaje espectacular, los de Detroit dieron un gran show con un derroche brutal de pirotecnia, vuelos sobre el público y plataformas que subían y bajaban, como es habitual en la banda. En cuanto a la parte musical, la banda estuvo a un gran nivel y dejó a todo el público que llenaba el recinto en un estado de éxtasis toda la noche. Korn cerró la noche demostrando que está a un buen nivel.


Sábado 23

Con un cansancio terrorífico nos levantamos para ir corriendo al escenario 1 a las 12 a ver a la que fue sin duda la revelación del festival, Heaven’s Basement. La banda despertó al madrugador público mejor que una veintena de cafés. Derrocharon energía y rock and roll con un joven e hiperactivo frontman que acabó tirándose al público para culminar su gran actuación. No les perdáis la pista.

Los suecos Mustach fueron los siguientes en dar caña en el Main Stage 1 con un público entregado que disfrutó de lo lindo. Después fuimos corriendo a ver a los Graveyard que dejaron claro porque estaba la carpa del Valley llena. Una vez más salimos corriendo para ver a otro de los grandes animadores de la tarde, Danko Jones. El eléctrico frontman canadiense no paró ni un momento mientras contagiaba al público con su guitarra.



Tiempo para visitar la otra carpa con los escenarios The Altar y The Temple para ver el folk de los Korpiklaani. Después fuimos corriendo al Warzone a ver al mítico grupo de punk Buzzcocks que demostraron porque siguen en la brecha a pesar de tantos años. Al comienzo de la jornada nos anunciaron la cancelación de Clutch y su sustitución por un divertido show de Phill Anselmo en el Valley con su banda Down y las colaboraciones entre otros de Jason Newsted, haciendo alguna que otra versión de Pantera y demás. 

Tras un rápido bocata y una cerveza más fuimos a ver a Corey Taylor y sus Stone Sour a los que vimos anteriormente en su rueda de prensa. Sin un minuto de descanso, los finlandeses Lordi aterrizaban en el Main Stage 2 con sus monstruosos disfraces. Con una fabulosa puesta en escena, monstruosos disfraces y pirotecnia, Lordi y su Hard Rock Hallelujah dejaron un muy buen concierto. La mala noticia fue que nos tuvimos que perder a Danzig. El exmisfit estaba programado para cerrar el festival en uno de los escenarios grandes y fue renegado a la carpa del Valley a la misma hora que Lordi, privándonos de su show y teniendo que aguantar a los soporíferos Ghost, a los que ya tuvimos que aguantar en el Sonisphere  en el Main Stage 2 para cerrar el festival.


El último gran cabeza de cartel llenaba el Main Stage 1 para terminar un grandísimo festival. Volbeat nos regaló un gran concierto con alguna sorpresa como la colaboración del cantante de Napalm Death. Tras los daneses comenzaron a sonar las primeras notas de Ghost y rápidamente salimos corriendo a la tienda de campaña.

En el viaje de vuelta empezamos a asimilar lo que habíamos visto. Un cartel sin duda irrepetible, con bandas para todos los gustos y todos los colores, sin un minuto de descanso y una muy buena organización. Camping de césped, una gran selección gastronómica, una zona de merchandising muy buena, baños limpios para ser un festival, desayunos baratos en el camping, una gran zona de prensa y en general una gran organización con gente muy amable que nos trató a la perfección. Nada que ver con un festival en España.



Esperamos volver el año que viene y disfrutar la mitad de lo que hemos disfrutado esta edición.


 
Texto y fotos: Jor Rocket 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada