20 de octubre de 2013

Crónica de Annihilator, Sala But (Madrid), 18/10/2013


Las personas que pudieron disfrutar de los canadienses en Wacken este año sabían que no podían faltar a su actuación en Madrid, pero desconocíamos si la capital iba a saber recibir a Annihilator como se merecían. La visita de la banda estaba motivada por la publicación, a finales de agosto de este año, de su decimocuarto álbum de estudio Feast. Los minutos previos al inicio ya mostraban una sala prácticamente llena y con muchas ganas de thrash y de liarla de todas las formas posibles. A la gente tampoco parecía importarle que la formación tenga innumerables cambios cada poco tiempo, mientras sigan dando zapatilla de la buena el grupo tendrá una importante horda de seguidores que no les fallarán.



La fiesta se iniciaba con nada más y nada menos que con uno de sus temas estrella, “Alison Hell” y a continuación caía “W. T. Y. D.”, la locura en la sala estaba ya desatada y no pararía hasta el final. Con el sudor como acompañante de los asistentes el concierto continuaba con “Knight Jumps Queen”, “Reduced to Ash”, “Set the World on Fire”, “Refresh the Demon”. Con “Never, Neverland” daban algo de tregua al público para tomar aire y atacar de nuevo con “No Zone”, “Bliss”, “Second to None” y “I Am in Command”. El último respiro que daba Annihilator antes de terminar el concierto vendría con la tranquilidad de “Phoenix Rising” y “Snake in The Grass”.




Con un solo de batería finalizaba, por decirlo de alguna manera, la primera parte del concierto donde los de Canadá se habían centrado en temas de sus primeros discos, Alice in Hell (1989), Never, Neverland (1990), Set the World on Fire (1993), King of the Kill (1994) y Refresh the Demon (1996).

Con “No Way Out” y “Smear Campaign” por fin nos ofrecían en directo algo de su último disco. El final se iba acercando con “Time Bomb”, “Ambush” y “Deadlock”. La banda sale unos minutos del escenario para terminar de rematarnos con “Ultra-Motion” y “King of the Kill”.



Que a nadie se le ocurra poner en duda de que Annihilator ofreció el mejor concierto, o uno de los mejores, del año en las salas de Madrid, si te lo perdiste sólo te queda llorar. Para que esto pudiera ser realidad hay que mencionar que el público no se guardó ni un gramo de energía y arrasó la pista con los pogos y circle pit constantes, e incluso, más de uno se atrevió a hacer crowd surfing. Todo pasó demasiado rápido. ¿Qué más se puede pedir cuando la banda, el público y el sonido de la sala son de sobresaliente?




La Sala But de Madrid está totalmente desaprovechada para los conciertos, puede ser el escenario perfecto para grandísimas noches de rock and roll.

Para finalizar queríamos mostrar unas palabras de solidaridad con Annihilator y sus ayudantes que sufrieron un accidente de tráfico de camino a Barcelona y no pudieron actuar en la ciudad Condal el día después. Nos alegramos de saber que están bien.



Para ver más fotos pincha aquí: Unlimited Rock (Facebook)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada