23 de febrero de 2015

Crónica de Dropkick Murphys, Sala La Riviera (Madrid), 16/02/2015


https://www.flickr.com/photos/unlimitedrockmagazine/

Lunes, tienes que tener mucho valor para poner un concierto un lunes y en Febrero, con el frío que hace. Pero claro, no era un concierto cualquiera. Dropkick Murphys, arropados por The Mahones, Blood or Whiskey y Brian McPherson agotarían entradas en la sala La Riviera para dar una lección sobre celtic punk a todo el que se atreviera a acercarse esa noche. Nosotros no pudimos disfrutar de los primeros tres grupos que actuaban en la gran fiesta y llegamos directamente para ver a los reyes de la noche. 

Lo primero que nos impresionó fue la cantidad de gente que había en la salida preguntando por entradas de más, no exagero, eran más de 20 personas buscando entradas como locos. Esto hizo que nos sintiéramos afortunados y pasamos rápidamente a la sala. Acababan de terminar de tocar The Mahones y estaban arreglando el escenario para los Dropkick. La sala estaba llena de gente pero pudimos deslizarnos hasta el centro de la pista, justo entre las dos grandes columnas de La Riviera. El ambiente era buenísimo y muy propio para un grupo que toca Celtic punk. El verde era el color que dominaba la noche, cerveza en mano y ya estaba todo listo para la fiesta.

https://www.flickr.com/photos/unlimitedrockmagazine/

Se apagaron las luces y comenzó a sonar “The Foggy Dew”, esa canción que utiliza la banda a modo de intro en sus conciertos y que caldea el ambiente de una manera inigualable. Los gritos, bailes y nervios estaban comenzando a dominar al público cuando por fin arrancaron con “Out of Our Heads”, canción de su último disco Signed And Sealed In Blood. Ya estaba la fiesta en auge y junto con los bailes, cánticos y una iluminación excepcional siguieron temas como “Citizen C.I.A.”, “The Gang's All Here”, “The Warrior's Code” y “Prisoner's Song”. La pantalla trasera que había sobre el escenario mostraba el nombre del grupo coloreado por una bandera española y se iba transformando en diferentes rótulos con el nombre del grupo, mezclando también imágenes de Irlanda en los años 30 y Boston, ciudad de la que proceden.

“Rose Tattoo” también fue muy coreada debido a su pegadizo y sencillo estribillo. Otra canción muy bien recibida por los fans fue “Going Out in Style”, la cual marcó la mitad del concierto dejando al público más que satisfecho por el momento, pero aún quedaba mucho. “The Outcast”, la mítica “Johnny, I Hardly Knew Ya”, “Barroom Hero” y “Boys on the Docks” sonaron una tras otra recorriendo toda la discografía de la banda. La fiereza de Al Barr sobre las tablas, la destreza de Scruffy Wallace con la gaita y la presencia de Ken Casey con su bajo hacen que esta banda sea única. La cercanía que mostraron durante todo el concierto con el público fue admirable. Desde la pista podíamos ver como no solo el público disfrutaba de aquello sino la propia banda daba saltos de emoción y transmitía esa fuerza propia de su música.

https://www.flickr.com/photos/unlimitedrockmagazine/

“I'm Shipping Up to Boston” la cual fue berreada al máximo por toda la sala dio paso a un breve descanso para reabrir con “The Boys Are Back”. Literalmente, los Dropkick Murphys nos robaron las novias. Era el turno de “Kiss Me, I'm Shitfaced” y todas las chicas en la sala invadieron el escenario para cantar junto a la banda mientras los chicos nos pateábamos en la pista descargando adrenalina en forma de empujones y bailoteos varios. La recta final con “Skinhead on the MBTA” y “If the Kids Are United” estuvo marcada por la constante invasión del escenario por parte de todo el público que quiso subir a cantar, bailar e incluso hacerse fotos con la banda mientras tocaban.

El concierto acabó y mientras el público bajaba del escenario para reencontrarse con el resto del personal con el que habían acudido al concierto, Ken Casey, bajó también a pista y comenzó a firmar las entradas del público, a hacerse fotos con ellos y vídeos con todo el mundo. En definitiva, el nombre de Dropkick Murphys va ligado a otra palabra: fiesta. Esperemos que vuelvan pronto por nuestras tierras y podamos disfrutar una vez más de ellos y con ellos. LET’S GO MURPHYS!




Texto y fotos: Sergio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada