12 de julio de 2016

Crónica del Resurrection Fest 2016, Viveiro (Galicia), 7, 8, y 9 de julio



Pues sin más vamos a ponernos al grano y desde este medio, daré mi particular opinión de lo allí vivido en Viveiro. Sobre la fiesta presentación del miércoles día 6 no diré nada ya que no estuve, así que, sobre lo que no sepas, mejor no hables.

JUEVES 7 DE JULIO

Primer día de festival de verdad, ya en su arranque en esta onceava edición, como ocurrió la noche anterior en la fiesta presentación, se levantó algo nublado y con algo de preocupación por la lluvia para los asistentes de que no se convirtiera el festival en una piscina que en Galicia ya sabemos que llueve habitualmente y cuando llueve es de verdad. Las previsiones daban lluvia, pero por suerte no cayó ni una sola gota y pudimos disfrutar de una temperatura suave que se agradece mucho en este tipo de eventos sin pasar a ser el típico guiri de playa que te quemas más que en el curro y sudando tanto que cuando te bebes la cerveza, de obligado festivalero, ni te ha subido porque ya se te ha derretido dentro de tu cuerpo.

Además de los conciertos que son lo principal de esta crónica, hay que comentar otra serie de aspectos tanto dentro como fuera del festival que irán apareciendo a lo largo de esta narración. Un punto que destaco así de primeras era como iba a ser la organización teniendo “sold out”, pero comentaré dos puntos que me ocurrieron a mí personalmente, donde la organización estuvo muy bien. El primero fue que el segundo día la pulsera de prensa se me había abierto y ya no la podía cerrar por lo tanto no podía pasar a la zona Pandemonium, fui donde las acreditaciones y me dieron otra reemplazándome la actual sin ningún problema y la otra fue que un amigo que había comprado su entrada online no tenía el mail de la entrada y con el DNI suyo le buscaron el localizador y todo perfecto, dos puntos para ellos.


Este año alguna de las quejas era que se registraba mucho y con la consecuencia de las colas para entrar, y es que somos muy impacientes. Primera parada, Evil Impulse, grupo asentado en Ciudad Real que ha sido invitado este año por Resurrection Fest proveniente del Live For Madness Metal Fest, los cuales colaboran entre sí, que han tenido el honor de abrir y también la consecuencia de ser siempre el primer grupo y eres casi el que prueba sonido por así decirlo para los demás. Buena elección por parte de la organización de dejar a esta banda inaugurar ya que no lo hicieron nada mal, teniendo en cuenta la hora que era y tuvieron que recortar su actuación en principio de 35 minutos a 30 minutos. Consiguieron mover bastante a la gente con su grandísimo y pesado metal sureño, están llamados a ser uno de los máximos exponentes patrios en este estilo, lástima que no hubiera más gente.


Los siguientes que vimos fueron Viva Belgrado, la banda de post rock, en la línea de Toundra o Jardin de la Croix, pero con voces y además bastante peculiares. Un grupo de esos que llamamos descubrimientos, que te sorprenden sin ser su terreno. Norma Jean cumplieron, sin ser demasiado seguidor de la banda, aunque por supuesto que había gente ya que tiene muchos incondicionales y que no fallan. Tesseract seré muy breve, no es lo que me esperaba cierto que, casi no les había escuchado nada o casi nada, pero no me convencieron, no me ganaron para su público, eso no quita que el concierto malo no fue. Con While She Sleeps ya se empieza a notar que esto empieza a coger color del bueno, que lo gordo llega en breve, escenario grande, ya más gente, banda con ganas de ver por el personal y que no decepcionaron, estuvieron a la altura. Buenos temas y al contrario que Tessaract sin ser fan, me gustaron, volverán más veces eso seguro y la verdad que prometen ser más y mejores como banda en no mucho tiempo.


De aquí saltamos a uno de los platos fuertes Bad Religion (Crisix y The Casualties me los perdí). Hace unos años les vi en el mismo escenario y me decepcionaron bastante, pero por suerte esta vez han estado mejor, setlist acertado, más actitud y ganas, cierto es verdad que los años pasan y en algunos detalles se nota, en fin, es ley de vida uno ya no tiene 20 años. Walls Of Jericho carpa y Rotting Christ escenario medio, vi un trozo de cada, los primeros desde inicio a mitad, eran uno de los esperados por el público hardcore. Mi sensación es que estuvieron bien, pero esperaba más, ya es una banda que tiene un renombre en la escena, sobre todo más potencia sonora como en los discos, el público en general disfrutó y quizá algo repetitivo en algún tramo del bolo tanto en las canciones como en la puesta en escena de ellos. Los segundos sonaron potentes, pero en muchos momentos el sonido un poco enmarañado, por lo general los grupos de este estilo en el Resu no suenan muy allá, una lástima porque hay bandas realmente buenas que vienen, quizás el hecho de tener que hacer cambios técnicos de bandas de hardcore a death/brutal/black no es todo lo fácil y rápido que debiera ser.

Llegamos a uno de los puntos fuertes en muchos aspectos, era el turno de Bring Me The Horizon. Mucha juventud como era de esperar y los británicos tiraron de sus mejores éxitos y también más accesibles de la última época para ir a asegurar. Es cierto que no es un grupo que me encante, pero según iba avanzando la actuación dije que estaba sonando bastante bien y con diferencia de los demás grupos. La puesta en escena hay que decir que junto con la de Maiden y Gojira la mejor, llevaban una pantalla que proyectaba cosas bastante chulas. Al término de la actuación dije “claro que han sonado bien” pero porque llevaban muchas cosas grabadas (llevaban un teclista) y así cualquiera. 


La parte no musical llego de su mano ya que en los camerinos colgaron un cartel con su foto con un texto que ponía algo así como que a ellos no les hacía falta pase de artista para deambular por el festival y que nadie les debía parar, podian ir con quien quisieran y demás, vamos que somos lo amos. El guitarrista de Bad Religion (Baker) colgó esta foto en Instagram y comenzó la pelea con insultos y demás, incluso contestando los propios miembros de BMTH (es gracioso porque tenían el camerino uno al lado del otro) que si eres un viejo, gilipollas, marica, etc. Baker puso que les diría que son unos mierdas cada vez que les viera (con apoyo a través de la red de bandas amigas que les gustaría hacer lo mismo), que si pones esto es que no son tan famosos como creen por miedo a que no les reconozcan y Oliver Sykes contestando que le había visto un par de veces y no había tenido huevos a decirle nada. Todos ya sabemos que BMTH son muchas veces más conocidos por sus movidas fuera de los escenarios que dentro y que esta no es la primera, cierto que no se puede ir por ahí como te dé la gana ya que existen unas normas de organización y si no se cumplen esto, sería un caos. Debe ser que les gusta más el lema de mejor que hablen de ti mal a que no hablen de ti.


Con Volbeat y Brujería pasó los mismo, los daneses colgaron un cartel similar y se pasaron de tiempo de su actuación coincidiendo con la de Brujería y solapando el sonido, lo que no gustó nada a la banda mexicana. Fleshgod Apocalypse tuvieron algo mejor de sonido que Rotting Christ, exponiendo su propuesta sinfónica barroca con la potencia del death metal. Buena escenografía, aunque un pelín corta y que se puede superar y el sonido bueno dentro de lo que cabe con todas las capas que llevan en ello, las partes orquestales obviamente grabadas, pero sería un pasote poder verlo en directo algún día. Volbeat tocaron hora y media, bien de sonido, muchísima gente había venido a Viveiro por este grupo. Aquí debo decir que no hay punto medio o te gustó o no el concierto. A mí no, la primera media hora muy bien pero después se empezó a hacer muy largo y temas sobre todo de lo último que son muy flojos y soporíferos. La actuación le sobró tiempo, con una hora hubiera sido suficiente y mejor. 


Para terminar este primer día hubo un muy buen cierre de lo mejor del festival, Brujería. De sonido mejor de lo que esperaba, en otras ocasiones ha sido para salir corriendo, tocaron un montón de temas y se metieron en el bolsillo al público con himnos que cantábamos como “Brujerizmo”, “Consejos Narcos” y “Raza Odiada”, no se olvidaron de dedicarle un temita a Donald Trump. No faltó la colaboración de Pititis.


VIERNES 8 DE JULIO

Los primeros en tomar contacto para mí en la segunda jornada fueron los madrileños Thirteen Bled Promises. Su estilo no es muy practicado por estos lares por eso tienen más mérito, lo buenos que son y que aún pueden dar más caña de que la dan. Sonido en condiciones, brutalidad de la buena y sin envidiar a bandas foráneas y dejándonos llevar con su temática alienígena. In Mute desde Valencia con su death melódico y su vocalista femenina Steffi al frente, se han empezado a convertir en asiduos del Resu y fuera de España y no es por casualidad, tienen uno de los mejores directos del panorama español y una vez más lo dejaron claro con su gran actitud y ganas echando el resto a primeras horas de la tarde. Buen directo y el sonido acompañó.


Los jefes patrios del brutal death por excelencia, Avulsed lo dejaron claro porque lo son, mucha caña y a buen volumen como mandan los canones. Hamlet como otro peso pesado del metal nacional lo hacía en el Main Stage y no fallaron. Bastante público, walls of death incluidos y mucha participación por parte de los asistentes con un Molly entregado. Los cachondos e irreverentes Protest The Hero repetían con un bolo que fue muy recordado y han vuelto por casi petición popular. Primer grupo internacional con nombre en el segundo día en el escenario grande que, debía demostrar por qué estaban allí. Los chavales pues no decepcionaron y ofrecieron lo que se esperaba, pasarlo bien y mover al personal, el sonido de este concierto no sé si sería yo, pero me sonó raro que no mal. Rise Of The Northstar es un grupo que habría que hacerles un apartado especial para ellos, no lo niego que son muy de mi devoción, ese beatcore que hacen con frikismos le ha dado una frescura a la escena e identidad, hacen algo diferente y es normal que cada vez tengan más seguidores y vengan al Resurrection Fest a tocar. Empezaron desde muy abajo y a base de duro trabajo están ahí. Mucha gente y temas directos para corear, esperemos que para la próxima llegada la organización les sitúe en un Main Stage y veamos qué tal se defienden, buen concierto. 


Con Hatebreed ya pasamos a mayores palabras, decir mucho público es corto. Tocaron un muy buen setlist con grandes clásicos y los mejores temas de su último y recién publicado álbum. De sonido cumplieron, pero las comparaciones son odiosas y les vi en Hellfest antes de Viveiro y eso era atronador al lado de esto. Lo que puede ver de Frank Carter estuvo bastante bien, muy cercano a los fans cantando con ellos en primeras filas y literalmente andando sobre ellos. Uno de los momentos del festival fue sin lugar Gojira, gran setlist, buen sonido y gran escenografía, lo tuvieron todo y se comieron a los demás. Parece que este grupo se crece en los festivales y en las condiciones adversas. Lo hicieron de buena forma y el público así se lo hizo saber, gustaron mucho. Dark Tranquillity tiraron de sus tablas e hicieron un concierto correcto según mi visión, pero pienso que lo pueden hacer bastante mejor y dar más de sí y el sonido les ayudo en esta ocasión.


The Offspring venían de gira tocando sus temillas sin presentar ningún disco y tienen repertorio y bien bueno para ello, pero nada más lejos de la realidad. Debe ser que dependiendo del tiempo que toquen y lo que cobren tocan un setlist diferente y mejor, porque si no que me lo expliquen, aunque esto no es nuevo en el mundillo del rock. Con decir que solo tocaron tres canciones del Smash, pongámonos en situación y, de sonido bien pero claramente con arreglos. La primera mitad bien con buenos temas tocando de todo un poco, pero, de mitad a final salvando dos o tres, todo excesivamente comercial, vamos no tengo que enumerar qué canciones son porque paso la verdad. Más bien parecía un anuncio de televisión “the best of The Offspring” de los 40 Principales, aquí les tengo que poner muy mala nota en este apartado, que toquen alguna vale, pero tantas moñas se pasan.


Y qué decir de Madball, sin ellos este festival no sería lo mismo, fueron los que empezaron esto, el grupo que más ediciones ha tocado y aparte de si su concierto estuvo bien o mal, el cariño especial que hay por esta banda lo traspasa todo. Un montón de gente en la carpa, no cabía un alfiler, nadie se lo quería perder. Sacaron un telón con un retrato, en memoria de Melchor Roel alcalde de Viveiro que falleció y fue el gran impulsor de este festival que podemos disfrutar y además grandes amigos entre ellos. Grandes Madball sin duda.


SÁBADO 9 DE JULIO

El tercer día y última jornada del festival la comencé más tarde que las anteriores, el cansancio ya empieza a notarse. Llegué a un poco de Destruction que le pegaron, pero bien lo poco que vi y con mucha gente. Después Thy Art Is Murder que estuvieron normalitos, no sé si sería por su cambio de vocalista o qué, pero me imaginaba que estarían mejor. Bullet For My Valentine tienen buen directo pero en esta ocasión me cansaron un poco, yo creo que quizás fue el orden de los temas que no me pegaron mucho. Municipal Waste pues como siempre, en su línea, macarras hasta decir basta y sonando bien, buenos movimientos de cuello y greñas para darse también de empujones con estos incombustibles.


Y llegamos al momento de esta edición de 2016, Iron Maiden, era la banda por la cual había acudido tanta gente este sábado y se había conseguido este sold out histórico. En un escenario que creo que se les quedaba pequeño para lo que es toda su parafernalia hicieron lo que pudieron con sus clásicos. La actuación empezó de día con lo cual el juego de luces que suele ser uno de los fuertes de los británicos no se puedo apreciar con toda su claridad hasta que bajó algo la luz. No hace falta decir que no cabía ni dios, estaba a reventar el Main Stage. El sonido fue muy bueno defendiendo los temas nuevos de The Book Of Souls y grandes clásicos. Sí que voy a hacer un inciso sobre algo que no me gustó y me llegó a aburrir. Al igual que dije de Bad Religion, los Maiden siguen estando en tremenda forma física y les queda buena cuerda pero, la edad tiene cosas y sino que se lo digan a Dickinson y su cáncer de lengua “ya superado”. Mi comentario trata sobre esto, el setlist de los Maiden durante las 2 horas de concierto se basó en canciones larguísimas (cierto que el ultimo disco es así y creo que esta hecho por el motivo que diré ahora) pero tirando de temas largos y alargados ya de por si por ellos para completar el tiempo total con muchos solos y demás partes instrumentales. Esto se debe a que Bruce pues ya está curado, pero ya no es igual que antes, ciertas notas no puede forzar y se le tiene que dar cierto descanso a él a la hora de cantar en vez de tocar temas más cortos y directos que se echaron en falta. 


Turno para los suecos Entombed A.D. que le dieron bastante chicha y sonó con pelotas con esa crudeza que les caracteriza, me gustaron Y lo hicieron bien. Abbath había despertado mucha curiosidad y la verdad que en sonido no estuvo muy allí y el personal se quejó de eso con la consiguiente decepción de la actuación para una gran mayoria, fallaron. Graveyard también estaban en el ojo del huracán ya que han levantado muchas ganas con su estilo a lo Black Sabbath. Estuvieron bien, eso si, es verdad que tienen algunas canciones pesadas y a esas horas y después de tres días como que parece que te echan y se te hace soporífero, pero habrá que seguirles la pista ya que pueden llegar a ser verdaderamente importantes. Para terminar el día y la edición de 2016, los últimos míos fueron Nashville Pussy (quedaban aún The Real McKenzies). Los americanos sacaron su rock and roll sureño a pasear y ese toque guarrilo que llevan sus temas, sonaron bien pero se puede ser mejor. 


Una de las cosas que dejo en el tintero a mi modo de ver en general es que el sonido otro año más no está a la altura y si vas a algún festival extranjero de cierto prestigio los grupos suenan como debería ser y aquí eso sigue fallando y desluce mucho los conciertos y se queda en lo que es y no lo que debería haber sido. Lo positivo es que cada vez este festival se atreve y trae a nombres más grandes, me gustó el precio de las bebidas este año, que no fue excesivo como en otras ocasiones, era el justo tampoco digamos que era barato. El clima acompañó con sol durante el viernes y sábado, así que bien para playita, cervecita y pulpo, sin duda de lo mejor, además del festival, que ofrece Viveiro. Sin más encomendarnos para el año 2017 en qué veremos y a quién consiguen traernos. Un saludo.






Texto: Maiki
Fotos: Resurrection Fest

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada